jueves, 3 de julio de 2014

ELS DOCUMENTS DEL CELH. JULIOL 2014


ELS DOCUMENTS DEL CELH. JULIOL 2014


El document de juliol de 2014 és un informe que va fer l’Ajuntament en la primavera de 1980. Es tractava del primer consistori democràtic des del 1939. El seu títol és Informe situació actual Pla Parcial de Bellvitge. Abril 1980 – Ponència d’Urbanisme, i el conservem en el nostre centre de documentació.

El text, mecanografiat, és un repàs en 17 pàgines dels desastres urbanístics que la Immobiliària Ciutat Comtal va fer en el barri, amb la complicitat de l’aparell polític franquista. Reproduïm un apartat, el referent al semi-sòtans. Encara que el títol del text és en català, el contingut del l’informe és totalment en castellà.


2.10 VIVIR BAJO TIERRA

La Ley de Viviendas protegidas ordena que ningún piso esté a menos de 30 cms., por encima [és segur que és una errada i volia dir “por debajo”] del nivel de la calle. Sin embargo el Plan Parcial aprobado en 1968 consideraba esta obligación poco realista y autorizó que se hicieran viviendas 1,30 metros por debajo de esta cota. A las ya previsibles deficiencias dada la profundidad (falta de luz, de ventilación, etc.,) se unieron las debidas a la por todos conocida facilidad de inundación del terreno sobre el que está levantado Bellvitge y a una construcción que no tenía en cuenta esta situación (en algunas casas los enchufes eléctricos están tan solo a 10 centímetros del suelo).

Tras sufrir varias inundaciones, los vecinos que habían comprado estas viviendas empezaron a protestar. Consiguieron un informe favorable del Colegio de Arquitectos y en épocas de lluvia, como por ejemplo en septiembre, llegaron hasta el extremo de organizarse para dar la alarma en caso de que el agua empezara a entrar en su casa. Alguno incluso explicaba que dormía con un pié en el suelo para poderse despertar en caso de aguacero.

Finalmente, las lluvias de Junio de 1974 obligaron al Ayuntamiento a evacuar a los vecinos al Colegio Nacional Europa y al cabo de unos cuarenta días el Alcalde ordenó la ocupación forzosa de otros pisos propiedad de la Inmobiliaria Ciudad Condal, los cuales estaban vacíos y en ellos instaló a los damnificados.

Al poco tiempo se llegó a un acuerdo entre ellos, el Ayuntamiento y la propiedad, mediante el cual devolvían las llaves de los sótanos, se quedaban el piso a un precio determinado y se consideraba como entrada a cuenta las cantidades entregadas a la Cooperativa de Viviendas Ciudad Condal, que había hecho de intermediario en la compra anterior. A cambio el Ayuntamiento se comprometía a pagar los gastos de escrituras, traslado de muebles, etc.

Desde entonces han conseguido la liquidación de la Cooperativa, pero no la correspondiente escritura. A primeros de 1977 recibieron una notificación de una Caja de ahorros la cual les reclamaba el pago de uno de los plazos de la hipoteca de sus viviendas actuales y que no habían sido abonadas por la Inmobiliaria. Finalmente esta entidad congeló el tema.

Desde entonces estas cincuenta y ocho familias no han podido regularizar su situación.

A finales de 1977 se intentó llegar a un acuerdo en base a que otra Caja de Ahorros compraría los sótanos, los venderían a quien los quisiera, a condición de que respetaran los usos autorizados y dando preferencia a las respectivas Comunidades de Propietarios, con el dinero recogido los damnificados pagarían la entrada del piso.

Tampoco fue posible esta situación al desaparecer prácticamente la Cooperativa de Viviendas Ciudad Condal.

Contra esta requisa Inmobiliaria Ciudad Condal interpuso Contencioso-Administrativo.

Otro caso parecido fue el de los que sufrieron las inundaciones de setiembre de 1971. En este caso fue la misma Inmobiliaria quien les trasladó a un piso, haciéndoles firmar una cuartilla mecanografiada en la que se especificaba que la ocupación era “a precario”. En el verano de 1977 recibieron una notificación en la que se les requería para que abandonaran su nueva vivienda y la entregaran a la promotora, o por el contrario pagar 725.760,- pesetas, pero sin descontarles ni un céntimo de las 258.000,- pesetas que habían entregado a cuenta del sótano. El abogado de la empresa se dirigía así al de los vecinos, “… espero veas toda la buena voluntad que por mi parte preside todo este asunto, en el que, además, ha habido una ocupación gratuita de cinco años…”.

Cabe también señalar que en agosto de 1974 el Ayuntamiento tomó el acuerdo de declarar todos estos sótanos como no aptos para viviendas y que desde finales de 1977 el Municipio se encargó de cerrar a sus expensas las acometidas de agua, gas y electricidad para evitar accidentes, de precintar los desagües para que no se inundaran y de cerrar las ventanas de las mismas.”


Com hem pogut llegir, és un cas de capitalisme salvatge en estat pur. Com guanyar una pesseta a costa del patiment de la gent.

Com va acabar la història? Teniu alguna experiència per explicar?

Centre d’Estudis de l’Hospitalet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario